17106441088_e87615d8c7_b (1)image3 (9)
¡Al fin llegó el verano! Y con él queda inaugurada la temporada de terrazas, playa… ¡ y festivales!

Desde hace unos años, soy asistente obligada al Coachella, pero también me gusta asistir a otros festivales como por ejemplo el Sónar. Ir a estas grandes fiestas de música al aire libre debería ser sinónimo de despreocupación, liberación y diversión total. Con la cantidad de festivales que se celebran en verano, lo mejor es ir bien mentalizada y preparada a lo que es realmente un festival: caminatas, bailes, saltos,piscinas, playa…¡Vamos que hemos de ir en modo todoterreno!

Lo cierto es que por mi experiencia, lo mejor es no romperse demasiado a cabeza con los looks y centrarse en ir cómoda y ligera para andar de acá para allá, y esa misma sencillez que busco en mis estilismos, la quiero para mi cabello.

Los peinados demasiado elaborados en estos casos, son una pérdida de tiempo, pues en el trajín de llegar hasta los conciertos, bailar, dar brincos y pasarlo requetebién no es del todo compatible con tener que estar pendiente de que tu peinado no se deshaga. 

Una buena opción en estos casos es “soltarse la melena” y hacerse unas sencillas ondas rotas , que van muy a tono con la ocasión y dan ese aire “alocado” al look. Para fijarlas bien , y más si tienes el pelo fino, lo mejor es que utilices un producto que asegure que las ondas van a sobrevivir a las horas de conciertos. Una buena manera de hacerlo es usar la espuma Perfect Volume de Pantene.

17293981645_54dfa2cfe2_b17086535487_29cc5e7645_b